HORARIO DE MISAS

...........................................
HORARIO EUCARISTÍAS
...........................................

- Asunción: de lunes a sábado a las 20:30h y domingo a las 10:00h, 12:00h y 20:30h.

- Soledad: templo cerrado temporalmente.

- San Francisco: templo cerrado temporalmente.
..........................................

Pincha y lee el Con Vosotros de cada semana

Última actualización: 02/05/2022

     El martes 3 mayo celebramos la Fiesta de la Cruz. La cofradía de la Veracruz y Ntra. Sra de la Soledad señala esta jornada como celebrativa e importante, por ser el día en que la tradición marcaba esta jornada como día en que Santa Elena encontrase la Verdadera Cruz de Nuestro Señor en Jerusalén en el siglo IV.

 

      En esa tarde la celebración de la eucaristía será a las 20:30h en el templo parroquial de la Asunción. Animamos a miembros cofrades y a todo el Pueblo de Dios a celebrar, como hermanos, esta jornada.

 

      "...porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo"

¿QUÉ ES LA DIVINA MISERICORDIA Y POR QUÉ SE HA CONVERTIDO EN UNA DE LAS DEVOCIONES MÁS IMPORTANTES?

La Iglesia Católica celebra el primer Domingo después de Pascua la fiesta de la Divina Misericordia. Pero, ¿cómo se conmemora y de dónde surge esta festividad tan apreciada, y relativamente reciente, para los católicos?
 

Índice de temas sobre esta fiesta

-¿Cuándo se celebra la Divina Misericordia?
 
-¿Cuál es el origen de la Divina Misericordia?
 
-¿Quién es santa Faustina Kowalska?
 
-¿De dónde nace la imagen de la Divina Misericordia?
 
-¿Qué es la Coronilla de la Divina Misericordia?
 
-¿Dónde se encuentran los santuarios de la Divina Misericordia más importantes?
 

-¿Cuándo se celebra la Divina Misericordia?

-La fiesta de la Divina Misericordia se celebra cada año el último día de la Octava de Pascua, es decir, el domingo siguiente al de la Resurrección de Cristo, o también llamado Domingo in albis. Ese día concluye la novena de esta fiesta, que comenzó el mismo día de Viernes Santo. 
 
La principal gracia que recibe la persona que participa en las celebraciones del Domingo de la Divina Misericordia es el perdón total, no solo de las penas sino también de sus culpas. Para ello deberá confesarse y comulgar.
 

-¿Cuál es el origen de la Divina Misericordia?

- La devoción en la Iglesia por la Divina Misericordia nace de las revelaciones recibidas por la santa de origen polaco Faustina Kowalska durante los años treinta del siglo XX. La mística religiosa recogió en un diario personal, con cerca de seiscientas páginas, todos los mensajes sobre la Segunda Venida y la misericordia de Cristo.
Fue el Papa San Juan Pablo II, compatriota de la santa y fallecido en la víspera de esta festividad, el que dotó a esta celebración de la importancia que hoy tiene para el orbe católico. La devoción del santo polaco por la Divina Misericordia se remonta a cuando era joven y trabajaba en unas canteras, cuyo camino pasaba junto al Santuario de la Misericordia.
 
En 1980, tras años de estudio de los escritos personales de Faustina Kowalska, el entonces Papa publicó su carta encíclica Dives in Misericordia relanzando la devoción sobre la misericordia divina. En ella señala: "es conveniente que volvamos la mirada a este misterio: lo están sugiriendo múltiples experiencias de la Iglesia y del hombre contemporáneo; lo exigen también las invocaciones de tantos corazones humanos, con sus sufrimientos y esperanzas, sus angustias y expectación".
 
No fue hasta el 30 de abril del año 2000, durante la canonización de Faustina Kowalska en Roma, cuando el Papa polaco instauró el Domingo de la Divina Misericordia y la práctica devota de esta fiesta para toda la Iglesia Universal. 
 

- ¿Quién es santa Faustina Kowalska?

-Nacida como Helena Kowalska en 1905, en el seno de una familia de campesinos polacos, fue una religiosa conocida como el Apóstol de la Divina Misericordia
 
A la edad de 18 años, Faustina, que ya desde muy pequeña sentía vocación por la vida consagrada, pidió a sus padres, sin éxito, poder ingresar en un convento. Ante la negativa de sus progenitores, Faustina decidió entregarse a los placeres del mundo. Un día, durante un baile, vio a Jesucristo Crucificado que le preguntaba: "Helena, hija mía, ¿hasta cuándo me harás sufrir; hasta cuándo me engañarás?". Faustina abandonó la fiesta y corrió a la iglesia más cercana, donde, después de pedir perdón, escuchó de Jesús: "Ve inmediatamente a Varsovia; allí entrarás en un convento". Tras ser rechazada por algunos centros religiosos, por su extrema pobreza, finalmente ingresó en 1925 en la Casa Madre de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia.
Faustina tuvo la primera revelación de la Divina Misericordia en su celda, el 22 de febrero del año 1931. A partir de ahí se repetirían periódicamente estos mensajes que serían recogidos en un diario personal, gracias las indicaciones de su confesor, el beato Michał Sopoćko.
 
Durante sus últimos años de vida, santa Faustina tuvo que soportar todo tipo de sufrimientos tanto espirituales como corporales. Falleció el cinco de octubre de 1938, a los 33 años, de los que trece fueron vividos en diferentes conventos de la orden.
 

-¿De dónde nace la imagen de la Divina Misericordia?

-El diario personal de santa Faustina Kowalska refleja que es ya en la primera aparición, en 1931, cuando el mismo Cristo le pide que pinte la escena que está ante ella. Jesús tenía un vestido blanco, se muestra levantando su mano derecha en señal de bendición y de su corazón emanaban haces de luz roja y blanca, por la sangre y el agua que salió de su costado durante su Pasión. 
 
Jesús le dijo a sor Faustina que debía inscribir en el cuadro el lema "Jesús, en Ti confío", y le ordenó que la imagen tendría que ser solemnemente bendecida el primer domingo después de Pascua, y que aquel domingo debía ser la fiesta de la Misericordia. 
 
Sin tener conocimientos artísticos, Faustina, que por aquel entonces estaba destinada en Vilna (Lituania), encargó la obra al pintor Eugenio Kazimirowski, quien realizó el primer cuadro de la Divina Misericordia. Sin embargo, la imagen que finalmente se hizo famosa en el mundo fue la realizada por otro artista, Adolf Hyla, quien la ofreció como agradecimiento por la salvación de su familia en la guerra y la pintó cinco años después de la muerte de santa Faustina.

-¿Qué es la Coronilla de la Divina Misericordia?

-El 13 de septiembre de 1935, estando aún en Vilna, santa Faustina escribió sobre la Coronilla de la Divina Misericordia en su diario personal. Faustina confesó que el propósito de las oraciones de la Coronilla de la Misericordia era triple: obtener misericordia, confiar en la misericordia de Cristo y mostrar misericordia a los demás. Esta oración, que se reza a las tres de la tarde, hora de la muerte de Cristo, utiliza el santo rosario para su rezo. 
 
Pasos a seguir:
  1. La señal de la Cruz.
  2. Padre Nuestro
  3. Ave María 
  4. Credo 
  5. En cada perla mayor del Rosario, cuando normalmente se dice el Padre Nuestro, diga: Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero. 
  6. En cada perla menor del Rosario, cuando normalmente se dice el Ave María, diga: Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.
  7. Invocación: Al final de la corona, la siguiente oración se reza tres veces seguidas: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. 
  8. Oración para concluir (opcional) Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia mismos. Amén.
"En esta hora nada le será negado al alma que lo pida por los méritos de Mi Pasión. [...] Cuantas veces oigas el reloj dando las tres, sumérgete totalmente en Mi Misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su omnipotencia para el mundo entero y especialmente para los pobres pecadores, ya que en ese momento se abrió de par en par para cada alma. [...] En esa hora se estableció la gracia para el mundo entero: la Misericordia triunfó sobre la justicia", escribió santa Faustina sobre la Coronilla en su diario personal. 
 
La lectura del Evangelio propia de la fiesta de la Divina Misericordia es el pasaje en el que Jesús se aparece a los discípulos en el Cenáculo, tras su resurrección, cuando les concede el poder de perdonar o retener los pecados. Un texto que se recoge en Juan 20:19-31, y que es la lectura del primer domingo después del de Resurrección.
 

-¿Dónde se encuentran los santuarios de la Divina Misericordia más importantes?

-El santuario más importante de la Divina Misericordia se encuentra en la colina de Lagiewniki, cercana a la ciudad de Cracovia. Esta antigua capilla del Convento de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia acoge en un altar lateral el cuadro de Jesús Misericordioso y las reliquias de Santa Faustina Kowalska.
 
En el año 2002 Juan Pablo II consagró una nueva Basílica de la Divina Misericordia, construida junto al santuario y al convento.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN: ¡ALELUYA!

     Cumplida tu tarea terrena, volviste al Padre; pero llevaste contigo algo que antes no estaba en el cielo: tu cuerpo, verdadero cuerpo humano, que ya está entronizado, glorificado, vestido de la misma majestad del Padre. Por eso, en el día de tu Ascensión cantamos: «¡Aclamad a Dios con gritos de júbilo!… Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas» (Sl 47,6) ¿Qué aclamaciones escuchaste cuando subiste a la derecha del Padre?

 

      Y unos días después, en Pentecostés, ¿qué grito de júbilo brotó de los labios de aquellos ciento veinte hermanos congregados por tu Madre en el Cenáculo? ¿Dónde encontrarían tus apóstoles una fórmula breve e intensa que expresara su estupor ante las magnalia Dei, «las grandes obras de Dios» (Hch 2,11)?

Pienso que no tuvieron que ir muy lejos; les valía una palabra ─¡Aleluya!─ que habían repetido cientos de veces; al comienzo y al fin de tantos salmos la habían rezado contigo; ahora la decían para ti, que eras su Dios (cfr. Jn 20,17).

 

¡Aleluya!

 

       Nosotros la decimos sin traducir, pronunciándola aproximadamente como sonaba en tu casa de Nazaret (hallelú Yáh = Alabad a Yahveh). Es alabanza sin mezcla. La Biblia suele ofrecernos una alabanza motivada («alabad a Yahve, porque…»), y tú mismo alabaste al Padre porque había revelado sus secretos a los pequeñuelos. Pero, cuando cantamos ¡Aleluya!, nuestra alabanza es gratuita, químicamente pura; como lo sería nuestro espontáneo «¡Bendito sea Dios!», si no lo proclamáramos a la ligera.

 

    Tus antepasados del Antiguo Testamento tenían buenos motivos para cantar Aleluya, pero nosotros tenemos el motivo más importante: Tú mismo. Sí; para recibir tu palabra, tu presencia, tu acción salvadora, la procesión con el libro de los Evangelios ha provocado la exultación de cientos de aleluyas. Aleluyas gregorianos, polifónicos, simples de línea o barrocos hasta el regodeo. Melodías que, como un surtidor, suben y se adelgazan en volutas hacia el «puro aire» que tú rompiste en tu Ascensión, cuando te fuiste al inmortal seguro.

 

Pascua, tiempo bendito

 

      Recordarás que hace no muchos años ese canto se nos reservaba como específico de este tiempo pascual. Tanto, que fue casi definición de la Pascua florida: al decir de Casiodoro, «las alegrías del Aleluya» (alleluiatica gaudia) eran este tiempo bendito. Tiempo para ovacionar tu victoria sobre la muerte, el último enemigo que aún queda con vida (cfr. 1Co 15,26); para confesar tu divinidad (Tú, Jesús, eres Yahveh, a quien cantamos); para afirmar esperanzados que sigues con nosotros hasta el fin de la historia, y también después, en la patria definitiva.

 

Anticipar el canto nuevo

 

      Allí se oye el canto del coro celeste ─miles, millones de voces─, el clamor potente de un gentío inmenso: «¡Aleluya! La salvación, la gloria, el poderío, son de nuestro Dios… ¡Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, los que lo teméis, pequeños y grandes!… Llegó la boda del Cordero, su Esposa está preparada…» (Ap 19, 1.5.7).

 

      Mientras espero el momento en que pueda verte cara a cara, mientras espero que me permitas cantarte, yo solo a ocho voces mixtas, un Aleluya sin fin, te pido: que «mi oración y mi trabajo, mis alegrías y sufrimientos de hoy» suenen en tus oídos como anticipo de aquel canto nuevo, cuya melodía no puedo imaginar, pero que voy ensayando, peregrino y forastero sobre la tierra.

 

      ¡Dichosa Ascensión tuya, que nos señala el camino! Y «¡dichoso el pueblo que sabe aclamarte!, caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro» (Sal 89,16).

--- SEMANA SANTA 2022 ---

DOMINGO DE RAMOS

    El pasado domingo celebramos el Domingo de Ramos. Comenzamos a las 10:30h con la procesión litúrgica fuera del templo, donde se bendijeron las palmas y los ramos de olivo. Posteriormente en procesión accedimos al templo y ha continuado la Eucaristía.

 

    Además ese domingo se celebró también la Jornada Mundial de la Juventud, por eso los grupos parroquiales de jóvenes y JMV, prepararon la celebración y participaron activamente de la misma.

 

     Con el Domingo de Ramos damos comienzo a una semana intensa de procesiones y de celebraciones, donde viviremos la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

JUEVES SANTO

         En el día de ayer celebramos la Santa Cena del Señor, hemos podido escuchar en el Evangelio el pasaje del lavatorio de los pies, un gesto humilde que realizo Jesús. Este gesto fue repetido por nuestro párroco. Porque nuestro Maestro y Señor dijo: "Si yo os he lavado los pies, también vosotros debéis hacerlo unos a otros".

 

      Además una parte del Pan de la Eucaristía ha sido reservado en el Sagrario, donde se mantiene la presencia del Señor durante la Adoración al Monumento, a lo largo del día de hoy estamos invitados a acompañar a Jesús en las horas más importantes de su vida.

 

      Esta tarde celebraremos la Muerte del Señor a las 16:00h en el templo de la Asunción.

VIERNES SANTO

      Ayer, celebramos el Viernes Santo, la Muerte del Señor. Hemos visto como Jesús ha padecido y ha muerto por nosotros. Fiel hasta el extremo, nos ha arrancado de la muerte con su propia muerte.

 

      El camino de la Cruz ha llegado a su fin. Todo queda terminado, consumado. Por eso,"inclinando la cabeza, entregó el Espíritu". Pero la gran historia de Jesús no termina en la Cruz, aguardamos con esperanza el triunfo de la Vida sobre la muerte, la victoria de Jesús que ha vencido al pecado.

 

       Os esperamos para celebrar esta noche a las 22:30h la Gran Vigilia Pascual.

VIGILIA PASCUAL

     En la noche del Sábado Santo celebramos la Vigilia Pascual. Hemos visto como la luz se abre paso entre las tinieblas para dejarnos una vida de salvación.

¡¡¡Cristo ha vencido a la muerte!!!

¡¡¡Cristo ha resucitado, aleluya, aleluya!!!!